• Menú
  • Menú

Parque de la Ciudadela

Barcelona es una ciudad llena de maravillas para descubrir. No sólo es una ciudad en cuyas calles puede verse gran parte de la historia de Europa y de la humanidad en general, sino que es, también, una ciudad llena de espacios verdes para disfrutar al aire libre, para pasear y para descansar. Es una ciudad que se ha vuelto famosa, también, por la belleza e imponencia de sus parques. En esta ocasión, hablaremos acerca del Parque de la Ciudadela.

Conozcamos el parque de la Ciudadela

El parque de la Ciudadela fue construido sobre los terrenos de la antigua fortaleza de Barcelona. Ello, con razón de la Exposición Universal de 1888. Durante mucho años, fue el único parque público de la ciudad y, hoy, es el más famoso de la misma y uno de los más visitados en Europa.

Este maravilloso parque cuenta con una extensión de más de 17 hectáreas. Estas se extienden sobre el barrio de Ciutat Vella. Además, se trata de uno de los pulmones verdes principales de Barcelona, siendo un espacio en el que poder descansar, hacer paseos y alejarse del tráfico, de los ruidos de la ciudad y de la velocidad de la vida cotidiana.

Razones para visitar el parque de la Ciudadela

Hoy en día, el parque de la Ciudadela es considerado como uno de los atractivos turísticos más importantes de Barcelona. Por eso, muchas son las razones que justifican una visita. Uno de sus elementos más llamativos tiene que ver con una sorprendente cascada en su interior. Esta se compone por un inmenso conjunto monumental. También se destaca el edificio del Castillo de los Tres Dragones, que funciona como Museo de Zoología en la actualidad.

Por otra parte, el parque cuenta con inmensas áreas ajardinadas. También podemos encontrar un bello lago, un invernadero, diversos monumentos y el Zoológico de Barcelona. Es un espacio sumamente agradable para disfrutar un día y relajarse en un entorno que se ha convertido en un auténtico paisaje y museo al aire libre.

Orígenes del parque de la Ciudadela

El parque de la Ciudadela se emplaza en un solar. Este solar, en época medieval, estaba situado a extramuros de la ciudad. Fue un barrio de marineros y de pescadores. En ese entonces, sus principales construcciones eran la Iglesia de Santa María del Mar y los conventos de San Agustín y Santa Clara.

Hacia 1700, luego de la muerte del rey Carlos II, sin descendencia, se generó un conflicto sucesorio sin precedentes. Así comenzó la guerra de Sucesión, donde participaron las principales potencias europeas. Cataluña había optado inicialmente por Felipe de Borbón (Francia) quien llegó a jurar las constituciones catalanas ante las Cortes en 1701. Pero poco tiempo después los dirigentes catalanes pasaron al bando de Carlos de Austria.

Para mantener el control de la ciudad, Felipe V mandó a construir la Ciudadela, una fortaleza, como parte integrante de un conjunto militar. Se trataba de un baluarte amurallado con forma pentagonal y una fosa de protección, como así también una explanada de 120 metros de separación entre las murallas y las construcciones.

Una nueva visión histórica

Con el paso del tiempo, este espacio fue considerado como un símbolo de la represión y el autoritarismo. A principios del siglo XIX, se llevaron a cabo entorno a la Ciudadela distintas mejoras urbanísticas, como fue el surgimiento del Paseo de la Explanada. Durante mucho tiempo, fue el principal espacio verde de la ciudad, desaparecido durante las obras de urbanización del parque de la Ciudadela.

Con el estallido de la Revolución de 1868, se comenzó la demolición de la Ciudadela. Posteriormente, se cedió la fortaleza a la ciudad con la condición de que el terreno se destinara a la creación de un jardín público.

Información

Ubicación

El parque de la Ciudadela se ubica al Este del Barrio Gótico de Barcelona.

¿Cómo llegar?

Para llegar al parque de la Ciudadela se puede acudir a los siguientes medios de transporte:

  • Autobús: 14, 17, 36, 39, 40, 41, 42, 45, 57, 59, 64, 141, 157
  • Metro: Ciutadella / Vila Olímpica, línea 4
  • Tranvía: Ciutadella / Vila Olímpica, línea 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *